Volver  

Posteado por mi, o sea: ☀Pau☀

Aunque el olvido (que todo destruye) haya matado mi vieja ilusión, guardo escondida una esperanza humilde… Es que vengo de una semanita muuuuy a media máquina, con piratería de libros, destrucción de tecnología y apología del uso de sustancias de uso restringido pero fundamentalmente con ganas de parar un poco la pelota. Para cerrar la primera mitad del año dignamente, hoy es mi primer día oficial de vacaciones (aplausos por favor, pequeños disturbios y pronta reacción policial).

Y ahí está mi esperanza humilde: no hacer nada. O mejor aún: no responder a ninguna obligación cotidiana, social ni laboral sino dejarme llevar por lo que vaya surgiendo. Una semanita nada más, no es tanto lo que me corresponde pero me tiene que alcanzar.

Cuando era chica, a veces con mis viejos nos íbamos a Colonia por el fin de semana. Un plan espontáneo, no muy lleno de pompa ni glamour pero suficiente para pasarse el "shampoo al revés" y lavarse la cabeza por dentro. Pocas veces se prendía mi hermano, el dulce la jugaba de playboy, deliraba con una reputación que cuidar y no podía subirse a un ferry que jamás abordaría Britney Spears ni tuviera cancha de tenis en la cubierta. Pero en el fondo es como uno de esos perros de campo que comen cualquier cosa que encuentran por ahí y no les cae mal.

Bueno, esas pocas veces que Marchi venía con nosotros el viaje era otra cosa. El loco es de esos calladitos que se les nota lo que están pensando, y para colmo siempre están pensando alguna salvajada. Cuando achina un poco sus ojos y finge no sonreir, ya se sabe que se está riendo de alguien en su cara.

Dejemos a Marchi de lado por un minuto porque la historia de hoy es otra y tiene que ver con las nostalgias del Buenos Aires pasado, con la belleza atemporal de una ciudad más fuerte que todas las crisis, todos los oficialismos y todas las epidemias de pena y olvido que la habitan. Esa ciudad porteña de mi único querer tiene miles de encantos, tantos que nadie conoce todos y los que alguna vez la vieron desde el Buquebús al anochecer deben haber imaginado que cada una de las lucecitas que se adivinaban desde la distancia eran la historia de alguien que la encendió: la esperanza del dueño de un negocio de terminar el día con alguna venta más, la enamorada preparando la mesa para su galán, las luces del taxi que llevaban al enamorado a la casa donde estaban poniendo el mantel, una luz tenue de un papá contando el último cuentito del día y otra luz bajita aturdida en un antro nocturno.


Buenos Aires brillaba de luces y se veía su silueta recortada en el cielo de la noche nublada de verano. Muchas familias habían pensado en escaparse del calor porteño y tomarse un respiro de dos días, así que el barquito venía tapado de gente. No me acuerdo si había aire acondicionado, ventiladores o un calor agobiante, pero la idea de salir a la cubierta a tomar aire estaba buena.

Mi papá, siempre con una mano en uno de mis hombros (siempre) hizo un movimiento con los dedos que me dio la orden de no avanzar. El resto de la familia frenó al lado nuestro. En la barandilla del ferry, acercándose a mi Buenos Aires querido, un señor sin compañía contemplaba hipnotizado la ciudad que se nos acercaba lentamente emborrachada por el vaivén del ancho río marrón. Alrededor de él no había nadie, como si todos los pasajeros estuviéramos respetando el pacto de no irrumpir en su intimidad con el reflejo de las luces sobre el agua. Él y Buenos Aires eran dos amantes comiéndose a besos durante un reencuentro deseado con todo el cuerpo. Los envolvía un halo místico que delataba las historias que él mantenía atrapadas en el tango que iba silbando: Volver.

Me animé a preguntar en voz bajita qué significará para ese hombre volver a su ciudad. Mi mamá con un tono indiferente me recordó que lo vimos en el viaje de ida, o sea que estuvo lejos de su casa dos días. Marchi achinó los ojos y sin contener la carcajada agregó: ¡Forrrro!

This entry was posted on sábado, julio 18, 2009 . You can leave a response and follow any responses to this entry through the Suscribirse a: Comentarios de la entrada (Atom) .

33 millones de cosas me dijeron!!!

A veces, un segundo separados de nuestro amor es una eternidad que se agranda exponencialmente.
En general, los de afuera no lo comprenden hasta que les sucede.
A tus padres, que supieron entender y dejar ese espacio personal, ya les habia sucedido.
A tu hermano todavía no, pero deseo que ya le haya ocurrido.
Y a vos, te está sucediendo en este preciso momento...!!

Besos patagónicos!!

A mí todavía no me pegó la nostalgia por la ciudad en sí. No la extraño todavía. Obvio que la familia sí, pero ese sabor de reencuentro lo tuve la primera vez que hice un viaje al exterior, en el 94 justamente a mi Londres querido.

A la vuelta, Buenos Aires me pareció mucho más bella de cuando la había dejado.

Qué lindo escribís, Pau.

Y... Qué es el olvido Pau? No recordar personas?, perder de vista momentos gratos e ingratos?, alejarse de lugares?, ignorar sensaciones q llevamos bien adentro?, dejar de lado situaciones (q no se olvidan nunca) con la velocidad de un abrir y cerrar d ojos?

"Si nos espera el olvido tratemos de no merecerlo"... dice Dolina.

O tu otro *amigo* del 13... MEMORIA

Gracias por este post, uno está empapado de recuerdos y es buenisimo sacarlos a flor de piel.

Felices vacaciones! Y aplique la *rasqueta*, no se prive de ello ;)

Beso!

La nostalgia es algo que no se maneja con facilidad.
De todos modos, sea que se siente por dos días de ausencia o por décadas, es respetable.

Saludos!!!

Pau: el párrafo que está justo arriba de la foto es, definitivamente, perfecto.
No soy nacida en Buenos Aires, no vivo en BUenos Aires pero tengo la suerte de viajar seguido para allá. Es una ciudad mágica, que enamora, atrapa, encandila, fulgura, resplandece, dice...Quien conoce Buenos Aires, vuelve, una y mil veces.

Del anterior:
¿Y como sabés que le di duro al libro de recetas? eh? como sabés?

De este:
Que lindo el ferry y ver la salida de la ciudad, y la llegada, y el viaje por el omo gris marrón y las llegads al otro lado y el micro a montevideo cuando pasas cerca de acap que aprece el Öjo de Saurón de el Señor d elos anillos
En fin, hermoso
slds vgs

yo no lo censuraría, a tu hermano, de una.
quizá no estubiera tan errado..

por qué confundir la soledad y la seriedad del caballero con un nostálgico retorno a la ciudad de sus amores?

acaso no cabe la posibilidad de que el pobre tipo estuviera volviendo a la "prisión" que le significa un matrimonio colapsado y predestinado al divorcio

o no es sabido por todos que Colonia es la escapada por excelencia para todos los piratas porteños?

no estuve ahi, pero de haberlo estado, hubiera sonreido - cómplice - al escuchar a tu hermano

☀ Eti:
Me parece que tenés razón, es inevitable cambiar de perspectiva sobre algo cuando tomás distancia y con respecto al lugar de uno creo que se da fuerte. Pero ojo, una cosa es valorar más, descubrirle encantos que no te importaban en su momento y otra cosa es morir de nostalgia.

☀ Ali:
Me gusta la forma en que te referís a Londres, definitivamente se adoptaron mutuamente y si bien me pasa algo parecido con Ft. Lauderdale, Buenos Aires es mi ciudad natal y le guardo una lealtad única.

☀ Andre:
Siguiendo a Dolina creo que él te diría algo así como que el olvido es la alegría, porque sólo ignorando y olvidando la tragedia de la existencia se pueden alcanzar momentos de felicidad.
Yo soy un poco menos grave, el olvido es parte de la vida y aunque a veces pega le ponemos onda y lo combinamos con la parte agradable de existir (por ejemplo ahora estoy provocando el olvido del negocio y pienso rascarme la panza durante 7 mañanas, 7 tardes y 7 noches).
Besos a Chicihe el sexy!!!

☀ Candy:
Es cierto pero creo que somos afortunados porque cuando los europeos vinieron a hacer la América no tenían derecho a melancolizarse porque estaban a 3 meses de barco de su pueblo, así que se las rebuscaron para armar sus clubes, su música, sus barrios, sus platos, etc. que hoy es todo nuestro y lo podemos recordar a diario desde cualquier lugar del mundo donde encuentres una conexión a internet.
Extrañar estando online duele menos.

☀ Váiolet:
Qué lindo lo que me dijiste!!! No vale decir cosas emocionantes en un día sensible, canté!!! (puse una frase de Gardel y después una mía y te quedaste con la mía: soy mejor que Gardeeeeel!!!!)
La verdad que tu forma de definir a Buenos Aires pareciera que también significa algo para vos ese lugar.

☀ Mandrulo:
Del otro: no sé pero me lo imaginé.
De este: parece que vos también te has subido a ese barquito!!! ¿Qué es lo lindo? ¿Los lugares o ser turista?

☀ Bricolage:
Bueno, la carcajada de mi hermano despertó varias otras cientas, incluyendo la mía. Ahora si me reí injustamente de un pobre hombre o si era un tarado jugando a Gardel cantando en la barandilla del barco nunca lo sabré (y si la anécdota tiene más de 10 años y no la olvido creo que ya es más mía que del melancólico silbador)

martin  

entendiste todo al reves............yo te pedia que te saques la tanguita y vos te pusiste un tanguito

Parece que tienes suerte, Buenos Aires, ciudad de resonancias mágicas que han atravesado el océano, parece intacta para sus amantes.
Yo ya no puedo decir lo mismo de mi ciudad, Barcelona, maltratada por los gobernantes hasta convertirla en un parque temático para turistas.
Sólo puedo recomendarte que viajes siempre que puedas a Buenos Aires, para mimarla y que te mime ella a ti, no sea que un día alguien con poder y dinero pretenda cambiarla.
Besos, Pau, me han venido ganas de viajar a Buenos Aires.

te voy a ser muy sincero: tengo ganas de leer tu blog, pero realmente estoy muy borracho; hasta ahi todo bien, el problema es que no me voy a acordar, me conozco... si fueras tan amable de recordarme que visite tu blog, te lo agradeceria enooormemente =)
saludos de un ebrio, pero solo los sábados, (el resto de los días conservo mi capacidad motriz al mango :P)

Yo la verdad no sé que es echar de menos la tierra de uno, porque nunca he salido de ella..., pero si es cierto que cuando una sale de viaje, por muy maravilloso te parezca el sitio que estás visitando, siempre estas deseando volver a "tu tierra"..., pues me imagino que eso os pasará a todos que abandonais la vuestra...

No dejes que la nostalgia te invada de tristeza tu corazón.

Besos guapisima

Hola Pau

Ayy por un momento pensé que te venías a Buenos Aires!!!
Ojalá que vengas a visitarnos prontito :)
Felices vacaciones Pau!!!

Un beso muy grande
Marcela

☀ Gus:
Seeeee, pobrecito que no lo entendimos (pero el showcito de los chiflidos daba entre congoja y tentación)

☀ Jove:
No quiero engañarte con una ciudad paraíso. Así como Sabina dice que Madrid está a mitad de camino entre el infierno y el cielo, con Buenos Aires pasa parecido. Los gobernantes la tratan duro y le han cambiado su fisonomía. La gente también. Pero los que nos reconocemos rata de ese agujero la miramos con mucho amor.
Si llegás a viajar a Buenos Aires te recomiendo llevar una camiseta del Barça con el 10 de Messi en la espalda (te van a llamar "gallego" y te van a tratar como un hijo adoptivo de la ciudad).

☀ Tyler:
No creo que seas el único borracho que pasó por acá, pero al menos lo admitiste. Cuando se me pase la resaca te hago acordar de visitarme!!!

☀ Amiguita de las 3Es:
Más que echar de menos te diría que recuerdo a mi ciudad con alegría. No tengo mucho la onda de ponerme nostálgica y llorar por los rincones. Viajo cada vez que puedo y cuando no puedo disfruto donde esté.

☀ Marce:
Sí, yo también por un momento pensé que en estas vacaciones me daba una vueltita por ahí. No se dio y me quedé con las ganas (tal vez por eso me salió medio tanguero el post). Pero van a haber más oportunidades, aviso con tiempo y nos vemos!!!!

Quizas el hombre, dejó a su amante en Colonia..y estaba nostágico...y pensaba además : "la bruja me espera en casa de nuevo..."

Para algunos volver, es morir un poco, bah..digo nomás...

saludos

Hierbo:
La verdad que nunca me voy a enterar qué tenía ese hombre en la cabeza o en el pecho. A lo mejor era una pavada como que en Colonia consiguió un buen dentista y ahora que tenía todos los dientes de nuevo podía silbar (y yo haciendo un post sobre su imagen recortada en el brillo de las luces).

si claro que me subí al barquito a al ferry al eladia como se llame y a la cacciola (Mai feivour)
De este:
Ambas

Del otro:
¿Y como se imagino? como???

¿En serio te subiste a la Cacciola?
¿Y todavía está esa panadería en plena terminal de Tigre? Ahí vendían los mejores cuernitos del mundo!!!!

(del otro: pura intuición, dejé "volar" la imaginación)

Si, porsupollo. no solo es mas barata es otra onda... No se d ela pandería siemrpe viaje en frecuencia barata (a la noche)
(De lo otro: que imaginación!)

¡Qué hermosa descripción de BA! Aunque a quienes estamos acá y la sufrimos a diario, nos cueste encontrarles la belleza. Como dijera el poeta "no nos une el amor sino el espanto, será por eso que la quiero tanto."

que bueno esto pau... un beso.

Como no estoy para la reflexión solo te digo felices facaciones, que las disfrutes y te rasques de lo lindo =)

Pau, yo vivo en Buenos Aires y la vivo y la padezco a diario, me encanta, me fascina, me aturde, me mata por eso la amo. A veces, cuando me voy a dormir ya la extraño, entonces me levanto y la miro por el balcón, no hay nada mejor que casa, como dice la canción. Por otro lado hay una panadería a 1 cuadra de la estación fluvial de Tigre, sobre el boulevard que tiene pancitos de primera!

Pobre tipo, con su melancolía de dos días a cuesta... (y que lindas que son las escapas así, casi sin planes, solo con lo puesto).
Un beso grande.

es muy linda esa vista, sobre todo de noche. Yo hice lo mismo que ese señor, pero lo mío es más voyeurismo creo.


Además, abajo había hordas de gente que durante más de media hora, hicieron cola para salir primeros (?) y ahorrarse 5 minutos de su vida. Seguro q esos son los que votaron a Menem :P

☀ Mandra:
La verdad que pensé que jamás en mi vida me iba a encontrar con otra persona que haya pasado por esa experiencia cacciolera. Está bueno pero convengamos que no es para todos.

☀ Granlei:
Tenés razón, yo me pierdo los baches, el tráfico, los robos y las campañas por eso la recuerdo linda, ¿pero no es lindo que a pesar de tanta cosa negativa en la memoria quede lo mejor?

☀ Luky:
Qué bueno que te guste, loco, volvé cuando quieras!!!

☀ Tomy:
¡¡¡Gracias!!! La estoy pasando re lindo, no quiero volver más!!!

☀ Autocti:
No me vendas panaderías nuevas!!! Esa que vos decís estará todo lo güeníxima que quieras pero quiero de nuevo los cuernitos de la Cacciola!!!!

☀ Marce:
Divinos esos escapes!!! La verdad que mi forma de vida es andar con lo puesto y no planificar demasiado las cosas. Seguro que por eso me sentía tan a gusto en esas salidas tan descontracturadas.

☀ FedEx:
Contame todo lo del voyeurismo!!! No podés dejarlo así como al pasar y omitir los detalles más jugosos!!!

Si, si claro. Pero no es lo mismo el lanchón que su super anve que es una suerte de ferry enano que s ela banca bien anqe llueva
De hecho viaje con lluvia y casi qe ni se zarandeaba... :P
Y vaya tranqila disfrute d elas vacas... hace calor por allá?
slds vgs

De la super nave no tuve noticias, sólo conocí la versión Cacciola adrenalina X-treme . Con olas de 35 cms. esa balsa estaba que volcaba.
Calorcito por acá, está divino!!!!!!

Una vez me puse así en el ICQ, allá lejos y hace tiempo, hasta que alguien me dijo "como la empresa?" (cosa que no sabía), así que me indigné por esa empresa que me cagó el sobrenombre. Como la empresa nooooooooooooooooooo

Yo miraba a Bs As desde lejos, sin sentirme parte de ella ni tener contacto, al menos desde el barco. La vista nocturna me tocó de ida, cuando salía para Uruguay, y me colgué un buen rato. Lo que yo veía era todo lo lindo de bs as, no escuchaba sus ruidos, ni veía sus gorilas escupiendo ruido y puteadas, ni la suciedad, ni nada malo....desde lejos era solamente un paisaje hermoso.

Y la vuelta, me tocó al amanecer, también elegí cagarme de frío un buen rato y dejar de dormir, para colgarme mirando esa vista, junto con bs as que se iba acercando. Había un par más en mi situación. Yo me colgaba de esas cadenas que hay en la terraza del Eladia Isabel y miraba de ahí, festejando cuando se apagaba el equipo de aire acondicionado y te dejaba disfrutar del silencio.
Creo que saqué algunas fotos de ese amanecer, me voy a fijar si las tengo por ahí.

Blog Widget by LinkWithin